14 de enero de 2014

Últimas adquisiciones libreras

 
Cuando estudiaba el ciclo formativo de Educación Infantil una profe nos descubrió el maravilloso mundo de los cuentos. Vi en ellos unas posibilidades tremendas de trabajar con los niños... y conmigo misma. 
Y entonces, no sé cómo, empezó a haber menos espacio en mi estantería de Ikea.

Muchos (la mayoría, casi todos) me los ha regalado el lover. Otros los he comprado yo y alguno que otro me lo ha regalado mi tutora de prácticas de Infantil y alguna mamá también :) Así que imaginad la carga emocional añadida que tienen para mí muchos de ellos.

Confieso: lo que empezó con el fin de acompañar mi labor docente y como un hobby, por así decirlo, se ha ido convirtiendo en algo más. Ahora pienso que esos cuentos los heredarán mis hijos si los hubiera en un futuro y fantaseo con un espacio idílico que os mostraré algún día para disfrutar a solas o en compañía del placer de la narración y la lectura.

Una vez aclarado todo esto os quiero mostrar mis últimas adquisiciones. Aunque algunas no son para niños, que no nos confunda el colorín.




De izquierda a derecha y de arriba a abajo:

An awesome book. Ya os conté AQUÍ que admiro lo más grande a Dallas Clayton. Cuando estuve en Nueva York aprovechamos la única mañana libre para ir a la mítica librería Strand en el East Village... Buscar allí por tu cuenta un título es casi imposible así que tuve que recurrir a la ayuda de una empleada. Yo le pedía "An awesome book" y ella me recomendaba ejemplares que a ella personalmente le habían gustado. Pasó un rato hasta que pude explicarle que buscaba un libro que se llamaba así. 
Fue LA COMPRA de mi viaje. Si lo hubiera pedido a Amazon no me hubiera emocionado tanto. 

Por qué lo recomiendo: porque se nos olvida que soñar está permitido. Soñar es gratis, señores, y no pasa nada por hacerlo. Es más, es recomendable aunque no lo diga expresamente la OMS. Obligatorio para mayores que no saben lo que se pierden y pequeños que saben lo que se pierden los mayores.


Darth Vader and son. Este lo compré en FAO, otra mítica de NYC, la famosa juguetería de Big donde Tom Hanks tocaba/saltaba el piano gigante. Recomendable pasar un ratejo largo entre juguetes y hacer un hueco en la maleta para traerte un muppet personalizado. 
Ya visteis en ESTE POST que el lover me regaló Vader's Little Princess y no podía irme sin llevarle a su hermanito :)

Por qué lo recomiendo: no lo recomiendo a los peques si no a ti, padre friki, porque es lo que estabas esperando. A Vader también se le resiste esto de la paternidad, como a ti, joven Jedi.


Jabberwocky. Es un poema sin sentido escrito por Lewis Carroll en el siglo XIX y que es considerado una obra maestra. Esta adaptación pretende acercar a los bebés al lenguaje sin sentido del famoso poema. Lo compré en una tienda del Soho cuyo nombre no recuerdo pero que me recordaba mucho a nuestro Tiger.

Por qué lo recomiendo: porque tiene unos monstruitos monísimos (a mí los monstruos me pirran), porque potencia nuestro pensamiento creativo y porque es simplemente genial.


Think happy, be happy: art, inspiration, joy. Me lo llevé junto al anterior y fue amor a primera vista. En Instagram colgué un vídeo con su contenido que podéis ver AQUÍ.

Por qué lo recomiendo: porque es como Pinterest en analógico. Preciosismo en estado puro y realmente muy inspiracional.


All my friends are still dead. Este no viene desde NYC (ooooh), este viene de la librería de El Corte Inglés y lo trajeron los Reyes Magos. Por lo visto tiene una primera parte, "All my friends are dead" y ahora necesito tenerla porque este segundo me ha maravillado.

Por qué lo recomiendo: porque te quieres reír un rato y porque te gusta el diseño sencillo (que no simple) y minimalista. A mí me encanta. 




Sé que mis Reyes Magos se están indignando porque falta un libro, pero a ese le reservo un post especial :)



Y tú, ¿qué lees?¿Y tus niños?



 
© 2013. Design by KurkoG