30 de diciembre de 2013

Queridos Reyes Magos: la carta (des)esperada

 
Reyes Magos de mi vida y de mi corazón. Yo soy de esas que al comenzar el año se ponen en modo Miss América y lo único que piden al Universo es paz y amor para todos. La generosidad me puede, qué quieren que le haga.

Pero a veces no puedo evitarlo y entro en esa espiral consumista que me ahoga, me ahoga hasta que dejo tiritando esta VISA de débito que Dios me ha dado. Bueno, Dios y la lianta de Bankia que apuntito estuvo de abrirme una cuenta en Suiza al ladito de la del señor Bárcenas. Menos mal que los millones los guardo debajo del colchón.

Bueno, que me pierdo. Que triste es "de" pedir, pero más triste es "de" robar. Y si ya les hice un croquis itinerante sobre lo que me gusta y lo que no, hoy voy a ir al grano, les voy a meter mano (¡oops!) y voy a indicarles con pelos y señales aquello que ayudaría a esta pobre infeliz a ahorrar. Sí, lo sé, en detrimento de sus bolsillos pero ustedes son Magos y yo soy una cantante y actriz de pacotilla. No vayan a comparar.

Ya sé que les mando esta carta con pocos días de margen para que los pajes reales carguen los regalos en los camellos, pero yo la mando y ustedes ya hacen con ella lo que les de la gana. Como si lo que me quieren echar es un tapete para la televisión o carbón (eeeeh....!!!).

Queridos Reyes Magos, 

este año he sido requetebuena... con alguna excepción pero seguro que no me lo tienen en cuenta. Como tengo el armario vacío de estilismos molones (qué son 74 camisetas, por favor...) les voy a pedir alguna monisitud. Como ven no me avergüenzo al pedirles cosas de Bershka, porque una, por muy superstar que sea, sigue siendo humilde y no puede renunciar a sus raíces.  



Y necesito un bolso de esos todoterreno. El que tengo ahora es de Primark, me costó 11 euros y lo he amortizado más que bien, súperbien. Por eso creo que ya es hora de renovar con algo que no me haga parecer una pordiosera a la que se le rompen las asas en medio de la calle sin galán que le ayude a recuperarse del susto. Este mismo está bien y me hace el apaño, no me voy a poner espléndida pidiendo uno de Bimba y Lola. 




Creo que esta blusa preciosísima de Emes Shop es obligatorio tenerla si escribes un blog. Por si acaso la pido, no vaya a ser que me echen y las marcas que me acosan para que sea su imagen pierdan millones de consumidores por mi culpa. No, en serio, esta camisa es LOVE así, con todas las letras.

También quería un pijama que no restara dignidad a mi imagen nocturna, porque bastante tenemos ya con el aliento mañanero. Buscaba algo calentito, bonito, con elegancia y sin dibujos a ser posible. Al final sólo he conseguido suspirar con el pantalón de un pijama de Winnie the Pooh (manda coj...) y con esta camiseta que de calentita no tiene pinta de Mr Wonderful para Oysho, muy acorde conmigo y mi mismidad por cierto.  



Más cosas:

Mumford and Sons ha sido el descubrimiento del año. No he conseguido aprenderme ni una canción, pero la playlist la tengo en modo repeat all day long y en Spotify me están empezando a decir que me peine. 

Bueno, saben que de libros tienen barra libre para elegir y de monisitudes varias también. Si quieren saber más me mandan un guasap o se miran mi tablero Wishlist de Pinterest pinchando aquí

Nota: No he incluido las ganas que tengo de hacer turisteo por algún sitio molón sin necesidad de ir para trabajar, porque sé que este año se van a portar requetebien. Y si no son ustedes será el karma que lo tengo limpio como una patena. Digo.

Un besi, Reyis, que moláis mil.


Imágenes: 1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 
 
© 2013. Design by KurkoG