26 de septiembre de 2013

Ciao Roma!

 
Un mes llevo para contaros esto... tiene delito, pero estoy un poco desbordada, los que me leéis en redes sociales habréis visto que estoy hasta arriba de curro. No os quiero contar mi vida así que voy con el post bonito de hoy.

El mes pasado actué con mi grupo en la isla de La Palma, no me extraña que Madonna le dedicara una canción a La isla bonita. Era la primera isla canaria que pisaba y me pareció una preciosez, aunque sólo estuve 24 horas y no pude ver prácticamente nada más que lo que el paisaje nos regalaba en los trayectos aeropuerto-hotel-escenario. 


El caso es que en el aeropuerto de repente se me empezó a formar un burruñito en el estómago -será el madrugón y los nervios del avión- pensé, porque a mí el avión me da una ansiedad de la leche. A mí es que me da ansiedad hasta que se me corte la mayonesa.

Pero luego empecé a ver gente con caras de ilusión (la mía era de cansancio total, al fin y al cabo iba a trabajar), familias organizando niños en la puerta de embarque y un montón de sonrisas pensando en esas vacaciones tan merecidas. Y me acordé de lo que molaba esa sensación de organizar rutas, mirar veinte veces si sigue el dni en tu bolsillo (una vez lo perdí en el aeropuerto y desde entonces soy una obsesa), quejarte de los precios abusivos de las botellas de agua... esas cosas. Y luego el aterrizaje en tierra extraña y flipar con todo lo que ves en tu destino.

Hace dos años que no viajo en avión fuera de España y en ese momento me di cuenta de que necesito volver a sentir esa cosquillita en la barriga, así que en seguida le dije al lover "VA-MO-NOS A ROMA".
Como siempre que le digo a dónde me gustaría ir el me contesta "Primero a China" y no os creáis que lo dice de pitorreo, el sueño de su vida es llevarme a comer perro muerto. Luego dijo "Yo en Roma ya he estado, pero vale" y como todos esos sueños que vamos construyendo, ahí se queda, entre quejicosos "No tenemos ni para ir al cine, amor". También creo que al lover le da un poco de yuyu ir conmigo. Ya os digo que soy un poco obsesiva y una ansiosa de la vida y si no lo veo todo en tiempo récord me flagelo hasta que me sale costra y claro, él se acuerda todavía de las ampollas de Londres, que por cierto, tengo que volver porque no me dejó entrar en la National Gallery.

Ay, si yo pudiera irme a Roma... qué ver lo sabemos todos, por eso cuando lees blogs que te enseñan esos sitios, las 'caras B' que no te puedes perder si lo que quieres es vivir la auténtica 'vita' romana pues claro, se te enamora el alma, como con El Plan B de Dina, con quien he descubierto unos pocos sitios bonitísimos para visitar.











Y esto es sólo una muestra... Ay Roma, ¡llévame contigo!

 
© 2013. Design by KurkoG