18 de junio de 2013

Todo sale de deporte

 
"Es mentalizarse y quererse de verdad, sano, ese cuerpo, tener potencia, ser feliz, quererte tú mismo a 'querete' tú mucho, porque quiere también al que tiene a tu 'lao' y todo sale de verdad, de deporte".
Manuel Benítez, el Cordobés
Con la sabiduría de el Cordobés quiero empezar a hablaros de un idilio que tengo desde hace meses y que ya por fin me da tregua hasta septiembre... el gimnasio.

Confieso que yo era de las que suspendía educación física en el cole porque no daba literalmente pie con bola, pero eso no ha significado que me pase por el forro toda esa inseguridad que me acompañó hasta hace bien poco.

Hace tres años comencé a ir a correr por mi cuenta. Al principio era muy inconstante pero luego no veas si engancha...

  • Ventajas: es el deporte más barato.
  • Inconvenientes: me aburría y eso terminó por desmotivarme. 

Necesitaba un poco de vidilla y recolocar algunos puntos de mi cuerpo que siempre había conocido como grasa. Así que me apunté al gym, que es como lo llamamos la gente de bien.

Adelgazar no he adelgazado mucho, pero ahora tengo las carnes más prietas y no veas si mola ir de Beyoncé por la vida.

Pierdo unos euros al mes y ¿qué gano? La autoestima por las nubes. Pues la inversión merece la pena, oye. Además que el deporte pica muy malamente, te acabas diciendo por dentro "...a ver si aguanto 2 ochos en posición de flexión" (que no haciendo flexiones) y acabas haciendo amigotes para maldecir al unísono la estampa del entrenador.


No os perdáis en el siguiente post el look deportivo DEFINITIVO.


 
© 2013. Design by KurkoG